historias

Pandemia durante un viaje Transcontinental, ¿qué hacer?

¿Qué harías si surgiera una pandemia en pleno viaje en bici en el extranjero? ¿Permaneces en donde estás por tiempo indefinido, o buscas la manera de volver a casa? Tres cicloviajerxs mexicanxs nos cuentan su experiencia.

Karla y yo estábamos en ruta cuando la pandemia de Covid-19 llegó a México. Nos encontrábamos en Baja California Sur, que está a tiro de piedra de distancia de Sonora, nuestro estado hogar, aunque con el Golfo de California de por medio. Nuestro acceso a internet era muy limitado, cada tres o cuatro días, y con la prioridad de comunicarnos con nuestras familias y verificar condiciones de ruta, las noticias pasan a un plano secundario. Así fue que la información sobre una pandemia en nuestro país nos fue llegando por medio de las personas que conocimos en el camino, y lo que empezó como un rumor de algo pasando allá al otro lado del océano, se convirtió semanas después en el factor decisivo para interrumpir el viaje y volver a casa. Llegando a La Paz tomamos el primer ferry disponible que nos dejó en Topolobampo, Sinaloa, donde mi familia estaba esperándonos y después de ocho horas en carro estábamos en casa en Hermosillo, Sonora; una jornada que, aunque inesperada, podría considerarse sencilla. Entonces pensé, ¿qué hubiéramos hecho en caso de estar en un país extranjero? ¿Qué hubiera pensado si tuviera que decidir entre quedarme donde estoy por un tiempo indefinido, o volver a mi país después de varios años en ruta? Es por eso que decidí contactar a tres mexican@s, Ángel, Criz, y Noala, que llevan cada quién más de dos años recorriendo Sudamérica en sus bicis, para conocer su situación.

Ángel Puente (@pntangel)

¿Cómo es que te fuiste enterando de la situación, y qué decidiste hacer al respecto?

Ahora mismo estoy en Urcos, Perú. Esta pandemia me tocó llegando a Cusco el 29 de febrero, por ahí se hablaba del tema, siendo no muy relevante, pero se hacía sonar entre la población. Ya el punto donde se mandó la alerta el 14 de Marzo de 2020, había dejado Cusco y por fortuna me quedé en una Casa Ciclista. Nuestro anfitrión nos avisó que se iba a cerrar toda carretera, fronteras, negocios, etc. Así que no había otra opción más que quedarme aquí y esperar.

Si te apegaste a un plan de cuarentena, ¿dónde y por qué decidiste pasarla?

El lugar es un refugio en una montaña para las y los viajeros. Mi razón de estancia aquí fue por los reglamentos del Gobierno Peruano. Te menciono algunos:

*Toques de queda

*Nadie circula, solo trabajadores, agricultores y gente con permisos especiales.

*Multas al salir a la calle y no portar cubrebocas.

*Retenes y vigilancia por parte del Ejército y Policía.

Y entre todo eso, muchas de las casas ciclistas cerraron.

¿Consideraste volver a México?

No, en un principio mi plan era esperar lo máximo. Pero han estado pasando las semanas y van más de 40 días. Escribí a la embajada mexicana vía correo pero jamás me contestaron. Después busqué ayuda con las Autoridades locales y ellos respondieron, mandando despensa. Los llamados “vuelos humanitarios” de repatriación están por los $600 dólares, a lo cual debes sumarle el transporte a la capital que está más caro de lo normal, las salidas no son fijas por lo cual podrías pasar un número indeterminado de días antes de tomar el vuelo, y no están permitidas las bicis, sólo equipaje esencial.

Al estar en un país extranjero, ¿qué pasa con la duración de tu visa?

Mira mi estadía venció el 28 de marzo, ahora por ahí he leído que el Gobierno de Perú va extender por 45 días el visado a todo extranjera y extranjero acabando la cuarentena.

¿Esto afecta los fondos dedicados para tu viaje?

Sí así es, complica lo monetario. Estando varado se gasta mucho, no hay posibilidades de trabajar o en mi caso vender mis artesanías, ya llevamos 3 meses encerrados y recientemente se anunció que se extendería a todo el mes de Junio.

¿Cuál es el plan tentativo para el futuro próximo?

Continuar con mi viaje, teniendo en cuenta lo delicado que va a ser transitar, encontrar refugios, conseguir alimentos. Esta siguiente fase de mi viaje tendrá otro clímax. Hasta el día de hoy, 26 de Mayo de 2020, las fronteras siguen cerradas acá en Sudamérica y no se sabe cuándo habrá una apertura.

Criz Lares (@lapinchecriz)

¿Cómo es que te fuiste enterando de la situación, y qué decidiste hacer al respecto?

Bueno yo me encontraba en Perú, cerca de Cusco para ser más exacta, cuando empezaba ya lo de Covid-19; entonces unos amigos me invitaron a su boda a Colombia por lo cual tomé un vuelo desde Cusco-Lima-Bogotá-Barranquilla pues ellos se casaban en Santa Marta. Llegué a Barranquilla y dos días después empezó todo el encierro de la cuarentena, pensamos que duraría poco pero día con día se fue extendiendo más y las medidas de emergencia sanitaria se volvían más estrictas, se prohibieron las reuniones mayores a 50 personas por lo cual mis amigos cancelaron su boda y yo me quedé encerrada, sin boda y sin poder regresar a Perú, donde yo había dejado todas mis cosas ya que pues solo iba a la boda quizá unos cinco días y me regresaba a Perú a seguir mi viaje. Así que decidí que si solo eran 30 días lo que habían programado pues podía esperar pero al final no fue así.

Si te apegaste a un plan de cuarentena, ¿dónde y por qué decidiste pasarla?

Pues relativamente sí me apegué porque tenía rota una pierna, lo cual yo no sabía hasta que después de llegar a Barranquilla me tomé el tiempo de ir y hacerme más estudios, ya que cuando tuve mi accidente en Perú dijeron que no tenía nada. Entonces pues de una no podía salir por la situación con mi pie. Viví tres meses en Barranquilla hasta que no podía más, cómo extranjeros era difícil salir ya que si para los colombianos era complicado, para nosotros era el doble de complicado. Después de ese tiempo estaba desesperada así que surgió lo que no me esperaba.

¿Consideraste volver a México?

Claro, después que se extendía más y más la cuarentena decidí hacerlo, así que contacté a la embajada y no me respondían, les conté mi caso en donde les explicaba que necesitaba volver porque requería una cirugía con urgencia pues tenía ligamentos, tendones, tibia y peroné rotos, pero ni así me respondieron. Con el paso de los días me respondieron pero era un vuelo que costaba 900 dólares y para empezar no tenía ni ese dinero así que lo di por descartado. 

Cuando me enteré cuánto costaba mi cirugía decidí que no podía quedarme en un país que no era el mío y después me dijeron que yo no era prioridad para que me operaran, ya que la prioridad eran personas con Covid así que después de que me cancelaron varias veces al fin se pudo.

Entonces después pensé que ya no tenía más dinero, y me tocaba hacer terapia ahí que es sumamente caro y el poder movilizarme era más complicado sin alguien que me ayudara, estaba prácticamente sola para poder movilizarme. Dos días después me llegó un correo de la embajada en donde me decían que había un vuelo de repatriación en 275 dólares y decidí tomarlo, no me dejaron volar con más que una mochila, dejé mi bicicleta y todo y volví a México.

La embajada nos dijo bueno ya tienen el vuelo, ustedes verán cómo se mueven desde Barranquilla, que es el norte del Atlántico, hasta más allá de sur de Colombia, o sea atravesar más de la mitad del país, y nosotros teníamos que ver cómo llegábamos. Conocí a un grupo de 31 mexicanos varados en Barranquilla y me organicé con ellos para tomar un bus y que la cancillería colombiana nos autorizara un salvoconducto para poder salir de Barranquilla, pues con el Covid no hay paso de provincia a provincia, al final un chico mexicano fue quien movió casi todo ese proceso.

Ya en el aeropuerto me hicieron quitarme la bota inmovilizadora de mi pie pues pensaban que llevaba algo yo creo, en todo el vuelo tanto de Bogotá a México tuve asistencia de silla de ruedas, por lo menos se me dio un trato especial por ser “discapacitada”. El aeropuerto de Bogotá tenía todo en regla, filtros, pero llegando a México, todo estaba tan normal que la verdad no me sorprendió nada.

Al estar en un país extranjero, ¿qué pasa con la duración de tu visa?

En este caso mandé un correo diciendo mi situación y respondieron que iban a tomar como un tiempo pausado pero en otros casos al salir les cobrarían por día rebasado. De hecho al grupo de mexicanos con el que me movilicé desde Barranquilla a Bogotá les cobraron a varios los días rebasados por no avisar a la cancillería Colombiana. Pero en mi caso yo salí normal, pues el tiempo que estuve en el país fue prácticamente sólo de cuarentena, sin salir siquiera a la tienda.

¿Esto afecta los fondos dedicados para tu viaje?

Demasiado, yo me quedé sin plata, con todo lo que me pasó, que la cirugía que el vuelo, estar en un país más de tres meses en un mismo lugar te genera gastos. Es re complicado, porque en el viaje estás en movimiento y quizá eso produce menos gastos que estar en un solo lugar sin producir nada.

¿Cuál es el plan tentativo para el futuro próximo?

Bueno en mi caso pues recuperarme estos 2 meses y medio que me quedan después de mi cirugía y hacer todo bien para poder tomar un vuelo a Perú y poder continuar con mi viaje en bicicleta. En parte está bien porque ya no tengo que pagar mi bici en el avión ya que está en Cusco esperándome. Y esperar a que abran fronteras para poder seguir porque sin eso y sin aeropuertos internacionales abiertos esto no funcionará de ninguna forma.

Noala Guerra (@guerranoala)

¿Cómo es que te fuiste enterando de la situación, y qué decidiste hacer al respecto?

Estuve rodando por la Ruta 40 entre Jujuy y Salta, Argentina, en una zona donde no había señal de celular. Primero llegué a Salta Capital y ahí se escuchó sobre el Coronavirus pero no existía ningún caso confirmado en Argentina así que todo seguía normal. Después continué rodando por las Sierras Calchaquies rumbo a Cafayate, Salta y al llegar ahí me quedé en un hostel donde había más cicloviajeros, uno es chino y nos contó que batalló para entrar a Argentina vía Perú por su nacionalidad pero como no había casos registrados en el país sí pudo entrar. Hasta entonces solo creíamos que era una cuestión de China y nuestro amigo llevaba más de dos años fuera de su país, así que no corría peligro de contagio. Después crucé la ruta del Tafí en Tucumán hasta llegar a Tafí Viejo a casa de mi amigo Axel, quien es cicloviajero y conocí en Uyuni, Bolivia y es donde estoy actualmente, con 73 días de aislamiento. Axel me había invitado a pasar unos días a descansar en su casa, yo después continuaría mi viaje en dos o tres días. Pero su madre quien es doctora me advirtió que ya el virus estaba en el país y que habían declarado cuarentena obligatoria. Creíamos que pasaría rápido pero no ha sido así.

Si te apegaste a un plan de cuarentena, ¿dónde y por qué decidiste pasarla?

Pues no tuve mucha opción más que acatar las leyes sanitarias de Argentina. Han sido muy enérgicos. Y estoy pasando la cuarentena obligatoria en Tafí Viejo, Tucumán, Argentina, porque si llego a salir y transitar por carretera o caminos me encontraré con retenes policiales y me llevarán a un resguardo, no preso ni detenido, y me secuestrarán la bicicleta que me regresarán cuando termine la cuarentena obligatoria. Y no quiero eso. Ya he sabido de varios compañeros cicloviajeros que si les pasó.

¿Consideraste volver a México?

Sí lo consideré, envié correos electrónicos a la embajada de México en Argentina y me inscribí en una lista de mexicanos varados en el extranjero. Me enteré de unos vuelos de repatriación que hizo la Secretaria de la defensa nacional mexicana, pero la embajada no me contestaba así que insistí en los correos electrónicos hasta que un día antes de los vuelos me contactaron pero me dijeron que los vuelos ya estaban llenos, y desde entonces ya estoy con un contacto de la embajada pero ya no han habido vuelos. Solo fueron tres de repatriación y dos de cobro.

Al estar en un país extranjero, ¿qué pasa con la duración de tu visa?

A mí me dieron 90 días hábiles para estar dentro del país , al empezar la cuarentena me quedaban alrededor de 30 días más. Migración Argentina cerró por completo sus servicios y dijo que se darían 30 días extra a las visas vencidas. Ahora la situación es que Migración Argentina sigue cerrado y se extienden las visas hasta que termine la cuarentena obligatoria. A partir de esa fecha, que no sabemos cuándo será exactamente, se darán unas dos semanas o tres para regularizar situaciones migratorias.

¿Esto afecta los fondos dedicados para tu viaje?

Sí afecta y bastante. Aunque estoy en una situación privilegiada en comparación con otras personas, mis gastos siguen y no puedo continuar. He recibido ayuda, primeramente de la familia de mi amigo Axel, segundo de mi familia y tercero de algunos amigos. Así que estoy tranquilo y gastando lo justo y necesario.

¿Cuál es el plan tentativo para el futuro próximo?

En el supuesto que levanten la cuarentena obligatoria en junio o julio, continuaré rodando hacia Córdoba, pues ahí tengo un gran amigo mexicano que quiero saludar y allá tomar decisiones de ruta, o voy para Buenos Aires y regreso a México volando o continuo rodando hacia Patagonia, que todo mundo quien va para allá dicen que es muy lindo, y ya en Patagonia tomaré decisiones de como regresar a México.

IDEAS FINALES

A pesar de que al momento en que escribo este artículo el gobierno mexicano está levantando las medidas más estrictas de confinamiento, quiero reiterar que aún no es momento de salir a hacer un viaje en bici, ni de ir a visitar pueblos donde la atención médica es escasa. Por ahora planea, mira mapas, dibuja rutas, y sal a rodar en solitario o con la gente con la que compartes techo, evitando rodadas grupales. Que nuestrxs compañerxs que están sobrellevando esta situación en otro país nos sirvan de ejemplo e inspiración.

Biciviajero del noroeste de México recorriendo caminitos de tierra en una bici azul cielo.